La Primera Constitución de Bolivia

LA PRIMERA CONSTITUCION DE BOLIVIA

El documento se puede leer aquí:  http://www.ensayistas.org/antologia/XIXA/bolivar/bolivia.htm

Sobre la importancia histórica de este documento:

Bolívar, al final de su carrera militar y tratando de mantener su vida política en Colombia viva, se esforzó por cumplir su promesa de una Constitución única al último de los pueblos liberados: Bolivia .  Fué requerido por los ciudadanos más ilustres y todo el pueblo que liberó.  Conmovido con el gesto y molesto por redactarla desde Lima donde no fue bien recibido,  Bolívar escribió su magnus opus: una Constitución con los deberes debidamente separados para controlarse los unos a los otros.

Para lograr este objetivo Bolívar estaba consciente que se debía separar al sentimiento de “Patria” del de “Estado” y “Nación”.   Por eso, introduce tempranamente en su visión del Estado a un “Presidente Vitalicio”, cuya figura es más representativa y diplomática que ejecutiva tal como se tiene en Israel e Italia hoy en dia.   En este documento vemos al Bolívar soñador, pero al mismo tiempo pragmatico y realista.  Los años de guerra y el peso del mando no han logrado aplacar el soñador de Jamaica.  Para él todavía no es inalcanzable el sueño de la Gran Colombia, pero había aprendido que sin la liberalización de todo el continente la prosperidad de una Gran Colombia era imposible.   Esta sabidauría la había adquirido desde su primera derrota cuando logró convencer a Colombia que apoye su “Campaña Gloriosa” durante la cual firmó por primera vez como “Bolívar Libertador” un despacho.

Lo que se inició en la Campaña Gloriosa acabaría en la segunda derrota total con Bolívar regresando hasta Cartagena para embarcarse luego a Jamaica y finalmente a Haití (la primera democracia latinoamericana) donde se rearmaría para su tercer intento de liberación de Venezuela y la Gran Colombia.  Curado de derrotas Bolívar regresó al continente Sud Americano desde las Guyanas para luego cruzar los Andes y romperle el lomo a la monarquía en Boyacá, Junín, Pichincha y Ayacucho.  En su tercer intento de invasión al continente, ya sabía que tenía que liberar un Continente entero antes de poder dormir tranquilo.  Sin la libertad del continente entero ese sueño era imposible.  Para lograr eso Bolivar dedicó tantos años y esfuerzo a la liberación del Perú y el Alto Perú.   En la Constitución de Bolívar vemos todavía a un Comandante victorioso que ama a la Libertad del hombre como principio fundamental.  Este Bolívar idealista contrasta mucho con el que en su fín  autodecribió su vida como haber “arado en el mar”.   Con el Perú y la nasciente Bolivia fírmemente en la senda de la autodeterminación, la Gran Colombia estaría siempre libre del regreso de la monarquía y el despotismo.  Finalmente, Bolívar podía regresar en paz al proyecto que había iniciado Francisco de Miranda.

La distancia de Bolívar con el Congreso que se había reinstalado en Bogotá desde Angostura (ahora Ciudad Bolivar), le habría costado mucho.  Santander en Bogotá utilizó la Consitución de Bolívar como un ejemplo del autoritarismo que, decían ellos, era el secreto y obscuro plan de Bolívar desde el inicio.  Irónicamente, Bolívar entrega un sublime documento político del cual se valdrían sus enemigos para juzgarlo en ausencia en Bogotá. La noción de un Presidente vitalicio seria demasiado parecido a un jefe monárquico, como el que acaban de derrocar después de tantos años de sufrimiento. Culpado de monárquico y querer que ese poder recaiga en él y sus herederos, Bolívar es crucificado políticamente por Santander en Colombia y Páez en Venezuela.

Acusación falsa al leer al final de la introducción que da Bolívar ante el Congreso Constituyente de Bolivia cuando dice:

“Los Príncipes flamantes que se obcequen hasta construir tronos encima de los escombros de la libertad, erigirán túmulos a sus cenizas, que digan a los siglos futuros cómo prefirieron su fatua ambición, a la libertad y a la gloria.”

A continuación, mis notas de lectura de la Constitución de Bolivia

Derecho Electoral: Solamente a los ciudadanos que cumplan con la capacidad de leer y escribir e involucrado en alguna” industria, arte o ciencia”. Por cada 10 ciudadanos se delegaba 1 representante. Así, estaría representada electoralmente un décimo de la población directamente, e indirectamente toda la población.

Los electores a su vez elegirían a los miembros de las cámaras de diputados.  (un tipo de “colegio electoral”)

Poder Legislativo: 3 Cámaras:

Tribunos, Senadores y Censores.

Tribunos:      Leyes para recaudación. Solamente para las arcas del Estado. Servían por 4 años y la mitad se renovaban cada 2 años.

“La Primera Cámara es de Tribunos, y goza de la atribución de iniciar las leyes relativas a Hacienda Paz, y Guerra. Este Cuerpo tiene la inspección inmediata de los ramos que el Ejecutivo administra con menos intervención del Legislativo.”

Senadores:     Sirven 8 años y al igual renuevan su mitad a los 4 años. Este foro es el encargado de hacer reformas de lo judicial y comercial. Además de su seno se elegían 3 de los Candidatos (la terna) para la Corte Suprema.

Los Senadores forman los Códigos y Reglamentos eclesiásticos y velan sobre los Tribunales y el Culto. Toca al Senado escoger los Prefectos, los Jueces del distrito, Gobernadores, Corregidores y todos los Subalternos del Departamento de Justicia. Propone a la Cámara de Censores, los miembros del Tribunal Supremo, los Arzobispos, Obispos, Dignidades, y Canónigos. Es del resorte del Senado, cuanto pertenece a la Religión y a las Leyes.”

Censores:      Electos de por vida, eran últimos árbitros en asuntos y disputas Constitucionales. También era el órgano que podía enjuiciar a autoridades. Los Censores estaban llamados a proteger la libertad de prensa y para manejar estos delicados encargados se le otorgaba la potestad de nombrar y elegir a la Corte Suprema.

De los Censores decía:

“Los Censores ejercen una potestad política y moral que tiene alguna semejanza con la del Areópago de Atenas, y de los Censores de Roma. Serán ellos los fiscales contra el Gobierno para celar si la Constitución y los Tratados públicos se observan con religión. He puesto bajo su égida el Juicio nacional, que debe decidir de la buena o mala administración del Ejecutivo.”

“Son los Censores los que protegen la moral, las ciencias, las artes, la instrucción y la imprenta. La más terrible como la más augusta función pertenece a los Censores. condenan a oprobio eterno a los usurpadores de la autoridad soberana, y a los insignes criminales. Conceden honores públicos a los servicios y a las virtudes de los ciudadanos ilustres. El fiel de la gloria se ha confiado a sus manos: por lo mismo, los Censores deben gozar de una inocencia intacta, y de una vida sin mancha. Si delinquen, serán acusados hasta por faltas leves. A estos Sacerdotes de las leyes he confiado la conservación de nuestras sagradas tablas, porque son ellos los que deben clamar contra sus profanadores.”

Sugiero que los censores servían como un Poder del Estado y serían el Poder Moral.

Seguido de esto Bolívar introduce el concepto del Presidente Vitalicio, con lo cual sus detractores tomarían vuelo cuando dice:

“El Presidente de la República viene a ser en nuestra Constitución, como el Sol que, firme en su centro, da vida al Universo. Esta suprema Autoridad debe ser perpetua; porque en los sistemas sin jerarquías, se necesita más que en otros, un punto fijo alrededor del cual giren los Magistrados y los ciudadanos, los hombres y las cosas. Dadme un punto fijo, decía un antiguo, y moveré el mundo. Para Bolivia, este punto es el Presidente vitalicio. En él estriba todo nuestro orden, sin tener por esto acción. Se le ha cortado la cabeza para que nadie tema sus intenciones, y se le han ligado las manos para que a nadie dañe.”

Su intención es clara: que nadie pueda abrogarse del Poder de la Representacion de la Nacion en pos de una agenda política.

Este metodo de organización no es disímil del que se utiliza en Europa hasta el dia de hoy y en muchos paises parlamentarios donde el Primer Ministro no ostenta la representacion patriótica del país.  Un presidente vitalicio como lo tiene Israel y varios otros paises no parece un gran salto de imaginación en nuestra era, pero ciertamente lo fué cuando Bolívar lo dejó sentado en 1826.

“El Presidente de Bolivia será menos peligroso que el de Haití, siendo el modo de sucesión más seguro para el bien del Estado. Además, el Presidente de Bolivia está privado de todas las influencias: no nombra los Magistrados, los Jueces, ni las Dignidades eclesiásticas, por pequeñas que sean. Esta disminución de Poder, no la ha sufrido todavía ningún Gobierno bien constituido; ella añade trabas sobre trabas a la autoridad de un Jefe, que hallará siempre a todo el pueblo dominado por los que ejercen las funciones más importantes de la sociedad…

Los límites constitucionales del Presidente de BOLIVIA, son los más estrechos que se conocen: apenas nombra los empleados de hacienda, paz y guerra: manda el ejército. He aquí sus funciones.”

Sharing history and knowledge for freedom and fun